No comprometer los recursos de las generaciones futuras implica en gran medida una mirada más consciente con un compromiso global por el cambio climático, la cultura y la innovación.

Es apremiante nuestro rol comunicador y formador en nuestras casas, la universidad y en los diferentes escenarios empresariales hacia el desarrollo sostenible y la construcción de tiempos nuevos.

Comparto el artículo publicado en Nature, desarrollado por siete expertos en relación con el sistema climático.  Identifica los nueve puntos críticos o zonas de riesgo y nos alerta sobre sus efectos a gran escala, que ya «están mostrando evidencia de cambio, en muchos casos acelerado, en la dirección equivocada», según explicó Lenton uno de sus autores.

Los 9 puntos de inflexión incluyen el hielo marino del Ártico, el permafrost o capa del suelo permanentemente congelada, el sistema de circulación de corrientes del Atlántico, la selva amazónica, los corales de aguas cálidas, el hielo en el oeste de la Antártica y en partes del este del mismo continente.

Otros expertos como Richard Betts, de la Oficina Meteorológica de Reino Unido confían en un escenario más positivo  «aún si cruzamos un punto de no retorno, o si ya lo hemos hecho, que puede o no ser el caso, tenemos una oportunidad de limitar el daño» (fuente Alejandra Martins de BBC News Mundo).

Consulta el artículo completo:

https://www.nature.com/magazine-assets/d41586-019-03595-0/d41586-019-03595-0.pdf

sin embargo, os acercamos a los puntos de no retorno.

Seleccionar idioma